Saltear al contenido principal

Tomás Alcoverro gana el prestigioso premio Oficio de Periodista

El corresponsal, reportero de guerra y escritor Tomás Alcoverro acaba de ser reconocido por el Col·legi de Periodistes de Catalunya con el premio “Ofici de Periodista”, una alta distinción que se otorga “con la voluntad de distinguir a los colegiados con trayectorias profesionales relevantes caracterizadas por la excelencia y la ética periodística”, según se ha anunciado hoy. El premio contó con el voto unánimemente favorable de toda la junta de gobierno del Col·legi. Alcoverro, que hace pocos meses también recibió la Mención de Honor de los Premios de Comunicación de la Generalitat de Catalunya, es un autor especialmente vinculado a Diëresis, donde ha publicado sus tres últimos libros, uno durante cada uno de los tres años pasados: ¿Por qué Damasco? (2017), La noria de Beirut (2018) y, en septiembre de 2019, Un barceloní a Beirut, su primera obra en catalán.

En su comunicado, la institución que agrupa a los informadores catalanes destaca que “Alcoverro es una eminencia en el tratamiento informativo de Oriente Medio”. Hay que tener en cuenta que el premio Ofici de Periodista se concede en contadas ocasiones. La última fue en 2016 y recayó en Josep Maria Cadena, periodista cultural y crítico de arte. Anteriormente había reconocido a figuras como Rosa María Calaf, Josep Maria Huertas, Joaquim Maria Puyal, o Jaime Arias, entre otros.

Tomás Alcoverro se encuentra desde hace algo más de tres meses en Beirut, “mi casa de allí”, como la llama. Había previsto venir a Barcelona en Sant Jordi, y tenía ya comprometida toda su agenda de la festiva jornada con las principales librerías de la capital catalana, en las que iba a firmar su nuevo libro Un barceloní a Beirut. En conversación telefónica, explica que “no he interrumpido mi vida normal, salgo y recibo a gente en mi casa; en Líbano ha habido muy pocas víctimas y el clima social no se puede comparar con el de Europa. Es mucho más relajado”.

Sobre el premio, Alcoverro explica que “ha llegado en un momento muy interesante de mi vida, cuando he cumplido ochenta años y me he jubilado, pero sigo manteniéndome muy activo, así que espero que servirá para conjurar el fantasma del olvido”. Preguntado sobre si viajará a Barcelona en el caso de que finalmente se celebre Sant Jordi el 23 de julio, contesta casi sin dejar acabar la pregunta: “Por supuesto”.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search
Carrito
Volver arriba