Saltear al contenido principal

Alden Mills, imparable en el Aconcagua

El autor de Sé imparable, el estadounidense Alden Mills, acaba de ascender a la cumbre del Aconcagua (6.962 metros), hazaña conseguida junto a seis compañeros, varios de ellos pertenecientes, como él, a The Guardsmen, una asociación benéfica de San Francisco. Alden emprendió esta aventura para recaudar fondos con los que esta organización pueda financiar la educación de niños en situación de riesgo. La expedición tenía como lema «Be Unstoppable» («Sé imparable»), el título original del libro de Alden. El Aconcagua es la cumbre más alta del continente americano, un reto al que se han enfrentado otros autores de Diëresis, como el montañero Juanjo Garbizu, que lo narra en su célebre libro Monterapia.

Alden Mills en el Aconcagua junto a su guía Walter, que le ha acompañado en cinco grandes ascensiones. Ambos lucen gorras con el lema y título de su libro «Be Unstoppable» («Sé imparable»).

Alden Mills fue miembro de los US Navy Seals, participó en expediciones en la antigua Yugoslavia y alcanzó la categoría de capitán de pelotón. Cuando se licenció, creó una exitosa empresa de fitness, Perfect Fitness, con nuevos productos de patente propia. Tras convertirla en una de las más innovadoras de su sector, la vendió y ahora se dedica al deporte, además de ser un reconocido conferenciante en Estados Unidos. Su libro Sé imparable es una narración en la que explica las dificultades de un joven capitán de barco que deberá poner a prueba su carácter para realizar una difícil travesía. Sé imparable es todo un referente de la motivación, una lectura inspiradora para jóvenes y adultos que quieren hacer realidad sus sueños.

La ascensión culminó el 1 de febrero. «Ha resultado todo un reto», explicaba a través de Instagram. «Nos embarcamos en esta expedición de cuatro semanas para dar a conocer a The Guardsmen, asociación benéfica con 75 años de historia, cuya misión es proporcionar oportunidades educativas para los niños en riesgo de la Bahía de San Francisco y conseguir donaciones para su fondo de apoyo». Su reto era recaudar un dólar por cada pie de los 22.838 que mide la montaña, según el sistema métrico anglosajón. Ese objetivo lo ha superado con creces al recibir donaciones por 35.000 dólares.

Los protagonistas de la expedición tras alcanzar la cima del Aconcagua (Argentina)
Imagen de uno de los campamentos durante la ascensión de Alden Mills y The Guardsmen.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
Volver arriba