Saltear al contenido principal

Carta del editor: regalar naturaleza

JOSÉ ÁNGEL MARTOS / Editor de Diëresis

“¿Monte y terapia? Esto suena un poco fuerte, ¿no?” Así empezaba uno de los párrafos de la introducción que Juanjo Garbizu escribía en su primer libro Monterapia. Lo publicábamos en Diëresis en octubre de 2012. “No prometo la felicidad eterna. Pero te mostraré una válvula de escape que todos tenemos a nuestro alcance y que puede ayudarte mucho más de lo que imaginas”. Era una propuesta muy oportuna.
Juanjo nos recordaba -en medio de una sociedad ebria de hiperactividad tecnológica, abducida por las pantallas, más feliz con lo inmobiliario que con el movimiento- que las montañas han estado ahí desde siempre, sin desplazarse un milímetro. Las montañas son la pastilla roja de salida del mátrix digital hacia la realidad natural. “A veces tenemos lo más obvio frente a nosotros y no lo vemos, como esas formaciones rocosas que forman parte del paisaje y que probablemente no han espoleado nunca tu curiosidad”, anotaba.

Juanjo no lo podía imaginar entonces, pero estaba identificando lo que muchos aficionados a la montaña, al senderismo, al trekking, sentían cada fin de semana al subirse al monte más cercano con la mera intención de pasar un buen rato y “desconectar”. E iniciaba así nuestro autor un movimiento en favor de una montaña más tranquila, que en 2016 concretaría en su segundo libro, describiendo e investigando el movimiento Slow Mountain. Y por el camino, él mismo se transformó en Monterapia Slow, el nombre por el que le conocemos en esta red social.

La Monterapia es hoy una realidad para miles de personas: hemos reeditado el libro cada año desde su aparición, incluso más de una vez, de manera que hoy alcanza su 10ª edición. ¡Esto, para un libro, es toda una noticia!
Todos sus lectores (y muchos más que lo toman prestado continuamente en bibliotecas o lo llevan en el interior de su ebook), le han dado un nombre, Monterapia, a aquello que tantas satisfacciones les proporciona practicar. En los Pirineos, en Navacerrada, en Sierra Nevada o el Teide; en el País Vasco natal de Juanjo, de bajas cumbres pero grandes montañeros, y también más allá de nuestras fronteras (como la iniciativa de monterapia para invidentes venezolanos).
La Monterapia es ya una forma de vida que va más allá de las propias cumbres y tiene que ver con nuestra forma de afrontar la existencia cotidiana. Es una reacción, como acertadamente una estudiosa ha reseñado comentando el libro, y es una rebeldía frente a la uniformización de nuestras vidas.
Para celebrar todo este movimiento desencadenado por Juanjo Garbizu y su Monterapia, esta Navidad nos hemos dado la alegría de lanzar un Estuche Especial 10ª Edición de Monterapia, que incluye tanto el primer libro como Slow Mountain. No es algo habitual. La ocasión lo merece. Creemos que el estuche es el mejor modo de ofrecer, de regalar, toda la inspiración que estas obras nos proporcionan y seguir contribuyendo a difundir su mensaje, tan oportuno hoy como en aquel octubre de 2012.
Y en fin, ya que es sábado, ¿qué mejor forma de celebrar esta 10ª edición que saliendo a practicar la Monterapia? Porque como dice Juanjo Monterapia Slow en una de las frases más celebradas del libro: “Un día en la montaña equivale a dos en la ciudad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close search

Carrito

Volver arriba